Saltar al contenido
Ideas de Salud

Disminuir la Presión Alta con Jugo de Tomate

jugo de tomate para bajar la presion arterial alta

Según un estudio, el consumo de jugo de tomate sin sal reduciría el riesgo de enfermedad cardiovascular al disminuir la presión arterial y los niveles de colesterol en la sangre.

Los tomates contienen una serie de compuestos bioactivos como el licopeno, un carotenoide conocido por su fuerte acción antioxidante, y no es de extrañar que desempeñe un papel en la protección contra las enfermedades cardiovasculares: los beneficios del consumo de tomates desde hace mucho tiempo se conocen.

Es bueno el Jugo de tomate para la salud del corazón?

Según un estudio reciente publicado en Food Science Nutrition, el consumo de jugo de tomate sin sal tendría efectos beneficiosos en la salud del corazón, ya que reduciría la presión arterial y los niveles de colesterol «malo» (colesterol LDL).

Una confirmación adicional proviene de este estudio realizado en más de cuatrocientas personas que viven en Japón, hombres y mujeres, a quienes se les pidió que consumieran jugo de tomate sin sal durante un año. Los participantes fueron evaluados antes y después del estudio para medir los marcadores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial y los niveles de colesterol LDL. En 94 participantes con hipertensión no tratada, esto mostró una reducción significativa. El colesterol LDL también mostró una disminución significativa en 125 participantes.

El estudio tiene una serie de limitaciones debido a que otros factores como la dieta, el estilo de vida y la ingesta de otros jugos o suplementos no fueron tomados en cuenta durante el estudio.

Articulo recomendado:   Como bajar la presión arterial alta de forma natural?

tomar jugo de tomate es muy bueno para la presion alta

Sin embargo, los autores encontraron los resultados alentadores y, dado que el jugo de tomate es un producto barato y disponible, podría introducirse en la dieta japonesa como una intervención nutricional para prevenir enfermedades cardiovasculares en personas en riesgo.

Fácil preparación del jugo de tomate para reducir la presión alta

Para realizar esta preparación de este jugo, no se necesita tener conocimientos culinarios profesionales, basta con saber lavar, picar y licuar el tomate.

Ingredientes

  • Usar de entre 4 a 5 tomates frescos muy saludables

Preparación

  • Lavar y cortar en forma de cruz
  • Echar a la licuadora o usar un extractor
  • Servir y tomar

Hipertensión y enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son responsables de más de quince millones de muertes al año. Cuando los incidentes cardiovasculares no son mortales, siguen causando daños permanentes que comprometen significativamente la calidad y la esperanza de vida de la persona afectada.

Los factores de riesgo cardiovascular incluyen la hipertensión, es decir, el aumento de la presión arterial por encima de 120/80 mmHg, y los altos niveles de colesterol LDL en la sangre, el colesterol «malo».

De hecho, la presión arterial alta y el colesterol están estrechamente asociados con la aterosclerosis. En la aterosclerosis se forman placas en las paredes de las arterias, con la consiguiente disminución de su elasticidad y obstrucción progresiva de los vasos sanguíneos.
El colesterol LDL está directamente implicado en la formación de la placa aterosclerótica porque en caso de exceso se deposita en las paredes de los vasos.

Articulo recomendado:   Las mejores 5 recetas para los diabéticos que deben comer al menos una vez por semana

La hipertensión y la alteroesclerosis están estrechamente relacionadas porque un estrechamiento de los vasos sanguíneos provoca un aumento de la presión y, por otro lado, el aumento de la presión daña las paredes de los vasos que predisponen a la aterosclerosis. Los factores de riesgo asociados con la hipertensión incluyen, además de una predisposición genética, el consumo de sal, la obesidad, el estrés, el tabaquismo y el consumo de alcohol.